SARA SIERRA


VIAJES

Encontramos a Sara Sierra en el primer viaje del Ramallets 2666: Nº1 Manual de Literatura Submarina. Estaba dentro de un saco de patatas, tallándolas para darles forma de beluga. Nos entregó una llamada Blue, Wrinkles y tal a cambio de alojamiento y más patatas que esculpir, así que le hicimos un hueco en la cocina.

 

En el segundo viaje, nos talló un narval para explorar junto al resto de la tripulación Distopías: es el futuro, amigo.

BIO

Esta es la triste historia de Sara Sierra, una persona que quería hacer algo con su vida pero cuyos padres la obligaron a estudiar Arte Dramático.

 

Bueno, la verdad es que no.

 

Nací en Logroño y crecí en una casa en la carretera rodeada de perros. Empecé a estudiar Diseño de producto en la ESDIR porque mis padres insistieron en que tenía que estudiar una carrera "de verdad" antes de hacer Interpretación pensando que me daría cuenta de que quizá lo mejor fuese tomármelo como un hobby. Pero de lo que me di cuenta es de que la vida es muy corta y de que lo más "de verdad" que podía hacer era dedicarme a lo que realmente quería. Así que me mudé a Madrid y me formé como actriz en la escuela de Mar Navarro y Andrés Hernandez, el Laboratorio teatral de William Layton y el Centro de Investigación Teatral La Manada. Cuando terminé, seguí haciendo cursos y talleres con gente importante que me enseñó danza, verso, comedia, esgrima, lucha escénica y hasta a tocar la viola.  

 

Como actriz, he trabajado en teatro con La Joven Compañía (dirigida por José Luis Arellano) y en diversas producciones de La Manada, y en el mundo audiovisual he trabajado con Pedro Almodóvar, María Ripoll, Juanma Carrillo, Alex Ygoa y Roberto Pérez Toledo.

 

Ahora mismo, actúo “de verdad” siempre que puedo y, el resto del tiempo lo dedico a un montón de hobbies como rodar por el suelo, hacer manualidades con patatas y reírme muy alto.