hugo cuevas

BIO

Pese a que desciendo de dos familias acomodadas, una de nuevos ricos, la otra una de esas familias que consideraba un honor cenar con Fraga, mis padres fueron esos jóvenes felipistas de la transición que engordaban las filas de una clase media ya en decadencia. Así, nací en una casa llena de amor que pronto tornaría oscura y solitaria, el lugar en el que crecería entre enfermedades mentales, drogas y la compañía de mi principal educador: mi hermano pequeño. Estudié en un colegio de curas, donde, entre clasismo y paternalismo, no se olvidaron de enseñarme lo suyo: abusos sexuales. Casualmente, tras una adolescencia cuyo hogar sería una cochera en la periferia, con el frío, noches sin cenar y calzoncillos heredados incluidos, decidí estudiar psicología. Politizado a la veintena, la vida me llevó a trabajar en una ONG donde encontraría, entre botellas y abrazos, a los amigos que había estado buscando toda la vida. Actualmente, he emigrado a Francia para escapar de esta trampa que es la pobreza, donde vivo feliz junto a la mejor persona que he conocido. ¡Ah, y escribo en mis ratos libres!


VIAJES

Hugo se subió al Ramallets en el número 5: Fin del mundo con su ensayo: Distopías del fin del mundo.