oficial diésel

CRISTIAN RUBIO VILLARÓ

Cristian Rubio Villaró tuvo una infancia feliz y en su obra se refleja, poderosa, la influencia de Mortadelo y Filemón, Borges y Parque Jurásico del Crichton, por este orden. En su periodo universitario, cuando fue el mejor, triunfó en modestos certámenes literarios y codirigió la extinta revista de literatura “Preferiría no hacerlo”. Entre sus cuentos más recordados (por él mismo y familia) se encuentra el de la Gran Hormiga Cornuda y aquel otro de un superhéroe negro o aquel otro de un seiscientos en llamas.


Ya en la madurez de sus treinta y muchos sobrelleva el merecido anonimato proporcionado por su ignorada obra creativa y planea nuevas formas de volver al candelero tras surcar sin éxito nuevos campos como la poesía, el guión o el Warhammer; para ello ha puesto su esforzado brazo al servicio del Ramallets 2666, de su tripulación y de su aparato de propagando: la Revista Torpedo.

 

Su alter ego es el Oficial Diésel Carlitos Michavila, un prófugo de la policía fiscal que ha terminado en la sala de máquinas del Ramallets 2666 pese a no saber cambiar ni el aceite de un ciclomotor. Le da por contar letras cuando entra en pánico (y muchas cosas le ponen nervioso) y su ocupación principal es descifrar el libro de instrucciones de la maquinaria (en alemán) para  responder a la confianza del Comandante.

LO QUE ESCRIBE


TEXTOS DE CRISTIAN RUBIO

BITÁCORA DEL OFICIAL DIÉSEL


LO QUE ESCUCHA