· 

Aviones de Pereza

por Mario Vázquez

El último disco que sacó Pereza, Aviones, es de lo mejor que se ha hecho en España en los últimos 25 años. Así te lo pongo ahí. 2009, 10 años (ufffff me ha dado justo en mi juventud) y aún sigue en forma envidiable. Es verdad que los álbumes de Pereza tenían ese sambenito de pop edulcorado para adolescentes que gritaban, lloraban y tiraban sus tangas (son de generación tanga, totalmente) pero en su recta final, con Aproximaciones y este Aviones, dieron un paso al frente en actitud y se despacharon con canciones más maduras líricamente hablando y, sobretodo, musicalmente

 

La producción de este disco es sublime. Hay más capas instrumentales que en el Photoshop de la última portada del Hola: guitarras acústicas, eléctricas, slide, órgano, piano, banjo, percusiones y vientos. Todo ello enfocado al preciosismo, donde Leiva es el que lleva la batuta de los arreglos. Rubén, por otro lado, es el hueso, el empaque, la base sólida, el rock que neutraliza la fracción más moñas de Leiva. Ejemplos de todo esto son: “Violento amor”, “La chica del Tirso”, “Amelie”, “El día que no pueda más” y la inconmensurable “Llévame al baile”, con ese solo de guitarra de nervio reprimido de Ariel Rot. Mención aparte merecen “Lady Madrid”, que se convirtió en un himno generacional (y eso es MUCHO decir) y “Champagne”, que es el máximo exponente de hasta donde llegó el genio compositivo de este tándem.

 

Pereza, el último coletazo del rock de Alameda de Osuna, puede que fuese el último grupo de rock que sonó en las radiofórmulas españolas (no estoy contando el indie como rock).

 

Aviones es un discazo, no por el cariño que le tengo, objetivamente no se le puede pedir mucho más: grandes composiciones, joyas menores, letras con gancho, himnos, momentos de reposo, de acción, de reír y de llorar.

 

No es placer culpable, es rock n roll. Disfruta.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0