· 

Me vendí la voz

 

«Había algo que Ulises no sabía de las sirenas. Ellas no cantan para atraer a nadie. Lo hacen sólo porque les gusta cantar.

Ellas entienden que el mar es abierto y libre. Como algunos amores. Saben que lo van a transitar barcos porque sucedió desde tiempos remotos. Pero también saben que ese mar es su casa».

 

Carmen Conde Gaute del texto «Sirenas» (2015)

 

 

Te invité a la orgía de voces de sirenas

pero no me oías.

 

Me fui con ellas en una subida de marea,

y en sus colas vi brillar la luna.

Me explicaron que cantan en defensa propia,

que se ahogan en el silencio de la tierra.

Se esconden cuando huelen la tormenta

y hacen el amor con el reflejo de las estrellas.

Fecundan luces que guían a marineros,

su mala fama es culpa de las olas.

 

Me vendí la voz para verte en tierra firme,

pero todo se tambaleó,

eché de menos las caricias de arrecife.

A ti te molestaba mi canto

y a mí tu silencio.

 

No pudimos alcanzar un verano que huía

y nos rompimos en el último grito de la ola.

Escribir comentario

Comentarios: 0