· 

Mi tierra no es la tuya



sandra herranz demencia h psiquemada poesia poema gabriel piñero fotografia
Imagen de Gabriel Piñero

Mi tierra no es la tuya

pese a que son iguales.

La mía de noche sangra.

La tuya sin sol duerme.

 

Aquí la vida es lucha.

Puños esconden cristales.

Allí las nanas se cantan

y no os persigue la muerte.

 

Nuestro hogar es efímero,

cambia si el hambre aparece.

Gritos se mezclan con rabia.

Los dioses nunca responden.

 

Vuestra cuna se alza en acero

y los árboles siempre florecen.

El agua, de sed, no os sacia

y los niños, en risa, perecen.

 

Mi tierra no es la tuya, no.

¡Ni el Tártaro se le parece!

Cien siglos han pasado

y el sol aún no amanece.

 

El humo y el barro creó

la llama que estremece

hasta al dios calmado

del panteón de los jueces.

 

Si tuviera alas de Hermes

y el corazón de Pandora

subiría sin miedo alguno

al lugar donde te alojas.

 

Me alzaría si aún duermes,

ventanas abiertas, exora

que encuentres a Neptuno

y solo vieras sales rojas.

 

Pero me matarías al verme,

pues mi piel no es la tuya.

Tu carne es zafiro blanco, yo

piedra de Pesimonte oscura.

 

¿Qué hacer entonces caletre?

¿Persigo lo que crea la duda

o borro el memento de aquello

que hoy destroza mi cordura?

 

Mientras la niña afónica grita

el astro se oculta de nuevo.

Semillas de vidrio respira,

el barro esconde sus huesos.

 

La carne es ahora azurita,

sus labios del rojo fuego.

Tumbada en el suelo pedía

que grito no fuese sueños.

 

"Soy de La tierra, tú de la luna.

Nos separan mil lodazales.

Tierra de ceniza sin cura.

Luna que creó los males.

 

La mentira os quita la culpa.

¡Os da igual lo que aquí pase!

Herida que siempre supura.

Herida que nombras salvaje."

 

Su cuerpo dormido descansa

en la tierra amada por Hades.

Un granadillo negro se alza

en abono de restos mortales.

 

Por las ramas corre su alma.

Nace vida en cruel paisaje.

Sus frutos serán las nanas

que curen su tierra del cáncer.


Escribir comentario

Comentarios: 0