· 

El blues-rock agresivo y el psicodélico

Existen dos corrientes principales de rock contemporáneo: el de corte blues-rock agresivo y el psicodélico. Éste último tiene sus cuarteles generales situados en Australia: por un lado tenemos a Tame Impala y por otro a King Gizzard and the Lizard Wizard, ambos sitúan su periodo de actividad en la década actual. Muy calentito el asunto. Especialmente el caso de King Gizzard: su dinamismo musical los lleva a estar con varios fogones encendidos al mismo tiempo. Esta banda toma miembros en Melbourne y zonas colindantes (Geelond, Deniliquin) hasta alcanzar los 7 componentes y, en 2011, publican su primer EP. Estamos en 2019 y llevan 15 álbums publicados, alcanzando años de productividad ingente donde editan hasta 5 largos (2017 fue el año) Y si, se les mete dentro del género psicodélico, pero creo que es el grupo en general el que se podría etiquetar de tal forma: las influencias dentro de sus álbumes son como un catálogo de lo que ha sido la música en el siglo XX ya que puedes encontrar jazz vieja escuela, jazz contemporáneo, psicodelia, industrial, melodías árabes y por ejemplo, acaban de publicar un disco que tranquilamente podrías catalogar de thrash metal. Por otro lado, encontramos un disco con 4 canciones de exactamente la misma duración (Quarters), en otro vamos a encontrarnos un disco cíclico, es decir, la última canción se une con la primera (Nonagon Infinity). Su actitud y música están supeditadas y esas mentes inquietas nos brindan uno de los grupos más interesantes de esta década que, por cierto, pasarán por España el mes que viene. No he podido navegar por toda la discografía del grupo pero hasta la fecha, esto es lo que más me ha gustado:


Nonagon Infinity

I’m in your mind fuzz

Infest the rats’ nest


Escribir comentario

Comentarios: 0