· 

Woodstock

Pues medio siglo va del Woodstock 69 (15,16 y 17 de agosto) y sus ecos aún no se han apagado por completo. De hecho, este año se trató de celebrar la edición 50 aniversario (después de haberse hecho en el 79, 89, 94 y 99) pero finalmente se canceló por diferentes problemas. Pero bueno, ¿por qué esa mitología con este festival? Fue, para empezar, un evento masivo: unas 400.000 pagaron los 18 dólares que costaba la entrada a los terrenos de una granja relativamente lejos de Woodstock, que era el lugar donde originalmente se había planeado llevar a cabo las actuaciones y donde estaba viviendo Bob Dylan, que rechazó tocar. Todas estas personas compartían la idiosincrasia hippie y podemos decir que aquello fue el apogeo del movimiento. Y claro, como todos sabemos, los 60 fueron una época de eclosión del rock y pop rock, en la que muchos artistas ahora considerados leyendas estaban en la cumbre artística y aceptaron tocar en este festival: Hendrix (como cabeza de cartel), Joan Baez, Creedence, Janis Joplin, Jefferson Airplane, Santana y una larga lista de músicos de primera categoría no quisieron perderse el event

 

Un buen puñado de estas figuras están editando o reeditando por estos días sus actuaciones en el festival. Pero la de Hendrix lleva ya bastante: normal, su actuación en este festival está regada de gracia, droga, flecos y sudor. Hacía poco que había terminado su relación la Jimi Hendrix Experience y se presentó con una banda llamada Band of Gypsis (incluyendo a su antiguo batería) con la que explotó como una supernova, haciendo añicos el sueño hippie que, como una estrella muerta, siguió luciendo sin alma detrás.

 

Momentos como el himno americano entremezclado con sonidos con la guitarra que simulaban disparos, gritos, bombardeos pone los pelos de punta. Su guitarra era una extensión de él mismo y la capacidad de sensibilidad desprendida no tiene parangón. Difícil encontrar una actuación más explosiva y más mítica que esta.

 

Si no puedes con todo el álbum, por lo menos dale al disco número 2. “Fire”, “Voodoo Child”…Todo es desmedido, sobreactuado, todo ese almacén de madera ardiendo sin parar.

 



Escribir comentario

Comentarios: 0