· 

Ela Namoroume

No todos los días ni a todas horas a uno le apetece deleitarse en la cultura, hacer un ejercicio de reflexión estética, un esfuerzo para apreciar algo. Esto nos pasa a la hora de ver una película, de jugar a un videojuego, incluso en la comida: a veces lo que te apetece es relajarte y darle al cuerpo un kebab. Eso es así. Con la música igual, vivir permanentemente intenso es extenuante, además de imposible, y nos relaja y conforta encontrar sonidos con los que empatizamos rápidamente, como el estribillo de “Sweet Caroline”, o nos venimos arriba con Sonia y Selena y, como decían ellas, “cuando viene el calor, los chicos se enamoran” y la posibilidad de refugiarnos en música fresca que nos derrita cual polo flash en época estival es irresistible.

 

Hoy traigo un dúo gallego que aspira a ser una referencia verbenil inspirándose en la tradición gallega de las orquestas y en el boom de música latina actual, por lo que consiguen un sonido desfasado y, al mismo tiempo, choca sobremanera el uso indiscriminado del autotune. Pero mira tío, que no venimos a hacer análisis sesudos de Esteban & Manuel. Pon una neurona a funcionar por Esteban y otra por Manuel y será suficiente.


Escribir comentario

Comentarios: 0