· 

Rumours de Fleetwood Mac

El estado mental es imprescindible a la hora de deglutir la cultura. Me ha pasado mil veces: escucho un disco que me deja más frío que el agua del grifo en la URSS a pesar de que es supuestamente una obra maestra. Pero luego, por casualidad o no, vuelvo en otro momento, en otra situación, y oye, aquello parece que tiene miga.

 

Un caso de manual para mí ha sido Rumours de Fletwood Mac. Gustaba a todo dios, obra maestra y yo ahí meh, sobrevalorado. Pero volví cual Terminator y se reveló ante mí un disco brutal. Fleetwood Mac tiene muchos años: empezaron en los 60, londinenses, afincados en la parcela blues triunfaron bastante, pero su influencia decayó en los primeros 70. Crisis, miembros que marchan y otros que vienen, Stevie Nicks y Lindsey Buckingham (americanos) y revitalizan el grupo arrastrándolo hacia pop rock, dream pop, soft rock, hacia una escena, vaya, más vanguardista a mediados de los 70. Graban un disco de éxito notable y a continuación lo revientan con Rumours: ¿Por qué? Las canciones son verdaderos prodigios pop, con melodías y estribillos muy pegadizos, Stevie Nicks como cantante tiene mucho carisma, suena sofisticado, maduro, misteriosos, y la grabación…madre mía, suena limpísima, arriesgada, sin escatimar en instrumentos, detalles. Uno de esos discos que parece más bien un recopilatorio de grandes éxitos, de coña.

 

Espero que no os pase como a mí y os entre a la primera y si no, dadle tiempo al rumor. Prestad especial atención a: “Dreams, Don’t Stop”, “The Chain” y “Gold Dust Woman” (esta última me flipa demasiado).


Escribir comentario

Comentarios: 0