· 

Torpedo



rodrigo arahuetes anais egea poema
Imagen por Rodrigo Arahuetes

Como un proyectil abriéndose camino

entre las tripas metálicas de un buque

rompiendo su esqueleto de hierro y sal

como el crujido de un hueso,

las palabras se me inyectan

en remotos recovecos

corrompiendo mi paz

destruyendo mi estructura.

 

Me desangro con la dignidad de una gaviota

intentando repartir de forma justa

las culpas, los dolores y los golpes,

pero las explicaciones mienten

y los perdones son tibios

y nuestro mapa se hunde

irremediablemente

en ese terreno cenagoso de los dos besos cordiales,

las preguntas que no esperan

y los escudos

los escudos

erguidos, helados y orgullosos

de marcar tajantemente las fronteras.

 

Porque algo ha muerto y nos llega su olor,

su descomposición acuosa y verde,

su latido agónico.

 

Pero aguantamos

porque aunque cada día hiera

titila la esperanza

de encontrarnos por casualidad y suerte

en terreno sólido otra vez,

la bandera blanca resistiendo

el embiste de todas las tormentas.

 

Y hasta entonces recibimos

palabras homicidas

subtextos destructores

olor a podredumbre

mientras nos afanamos tercamente

en eviscerar ayeres

 

en que nos quisimos bien.


Escribir comentario

Comentarios: 0